Sobre “Catalizadores del Desarrollo”

El día de hoy, Verónica Baz publica en su blog Alt·Neg en REFORMA, un interesante -como siempre- planteamiento (y cuestionamiento) sobre las empresas privadas como “catalizadores del desarrollo”.

Tarun Khana

Prof. Tarun Khana. Foto: HBS

Verónica trae el tema a colación, a partir de un video originado en una ponencia del World Economic Forum en Davos, donde le profesor Tarun Khanna de Harvard Business School presenta algunos casos de éxito en la India y hace mención -en el caso de México- a Farmacias de Similares.

Puede leer la nota completa de Vérónica Baz incluyendo el video (que recomendamos bastante) en Alt·Neg de REFORMA, haciendo clic AQUÍ.

Verónica Baz se pregunta si Farmacias de Similares sería un “catalizador del desarrollo” y más allá; el hecho de que el modelo de negocios de esta empresa exista  ¿puede hacer que las leyes mexicanas se ajusten de la forma que se modifique el modelo del sistema de salud actual?

 

Interesante planteamiento el de Verónica, aunque en nuestra opinión, seguramente estamos hablando en realidad, de dos temas:

1) “Catalizadores del desarrollo” en el cual se hacen accesibles a la población, tecnologías que sin duda pueden cambiar su vida tales como: teléfonos celulares, computadoras más económicas o en lenguajes nativos o aparatos de diagnóstico creados a partir de tecnologías existentes pero de manufactura nacional.

En ese sentido, en México ya vemos casos en los que por primera vez (por increíble que parezca) la población se beneficia con estos cambios.

Ejemplos claros los encontramos en el simple plomero (fontanero), jardinero o cerrajero que están en contacto 24/7 con su celular; organizaciones o periodistas “civiles” en poblaciones marginales, capaces de documentar carencias o injusticias en video o programas de capacitación en linea para diferentes estratos de la población.

Un ejemplo excelente lo dio el gobierno del estado de Guanajuato al capacitar hace unos meses “online” (en diabetes y obesidad) a más de 500 médicos de su sistema de salud, muchos de los cuales se conectaban desde sus poblaciones a través de un “cibercafé” para acceder a sus módulos de auto-enseñanza y a sus evaluaciones.

 

2) Este es el punto más complicado. La participación activa del sector privado como “catalizador” de la mano del gobierno.

En el video se ven varios casos en los que el gobierno Indio se alió con empresas transnacionales para obtener tecnología y beneficiar con ello a la población.

En México somos alérgicos a esto.

Nuestras leyes están diseñadas para impedir la intervención del sector privado (IP) y más aún, si algún gobernante “visionario” busca la asesoría o ayuda de la IP en beneficio de la población, inmediatamente es cuestionado y atacado por sus adversarios políticos.

En el caso de la salud, sería muy deseable por ejemplo, que los sistemas [de salud] del gobierno optimizaran costos:

a) Subrogando la atención de primer nivel a médicos privados, como sucede en muchos países de Europa. De este modo, los médicos empleados del gobierno trabajarían únicamente en padecimientos especializados o que requieren atención avanzada u hospitalaria y que representan no más del 25% de los motivos de consulta.

b) Dispensando medicamentos a los pacientes a través de las farmacias privadas. De este modo los costos de nómina y administración de farmacias gubernamentales desaparecerían y la población tendría acceso a medicamentos sin problemas de inventario como ocurre muy frecuentemente en el IMSS e ISSSTE. Los hospitales de la SSA no proveen de medicamentos, punto.

Es aquí donde Farmacias de Similares u otras con semejante modelo de negocio podría entrar, ofreciendo la dispensación de los medicamentos a los pacientes del gobierno.

La duda sería entonces: ¿Serán capaces de mantener sus bajos precios ante un contrato de gobierno?

This entry was posted in Blogs, Casos de Estudio, Opinión, Salud and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply