Barack Obama impulsará la creación y venta de biogenéricos.

barack-obama-official-smallCon anterioridad hemos ya tratado el tema de los productos biotecnológicos y la controversia generada por la aparición y eventual explotación de los llamados biogenéricos.

Con poco más de una década de comercialización, los productos biotecnológicos fueron considerados en un inicio una gran ventaja comercial para las compañías farmacéuticas (y las nuevas “biotecnológicas”) ya que vendrían -seguramente- a reemplazar a los éxitos pretéritos de medicamentos como Lipitor®, Fosamax®, Viagra®, Plavix®, Crestor®, etc; muchos de ellos ya sin patente o en vías de perderla

En este contexto, ha surgido una controversia en cuanto al reconocer la existencia entidades genéricas de las proteínas creadas o modificadas en laboratorio para dar cabida dentro del mercado, a estos biogenéricos. Siendo poco clara la naturaleza de estos productos (comenzando por la nomenclatura apropiada), a finales de diciembre del 2008, en Strategic Consulting organizamos un panel con expertos en el área, para lograr obtener puntos de vista más directos y frescos a este respecto. 

Puede leer las notas referentes a ese panel AQUÍ

Una de las conclusiones principales respecto a la conveniencia y futuro de los biogenéricos, se refería a la inminente necesidad de contar con productos de alta tecnología (biotecnológicos) a precios accesibles para hacer frente a la creciente necesidad de servicios de salud y tratamientos efectivos para enfermedades como: Esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad de Parkinson, Alzheimer, etc; en países en desarrollo o para protección de pacientes que carecieran de cobertura de servicios de salud.

Casi dos meses después, el pasado 26 de febrero, el Presidente Barack Obama hizo un llamado a la creación de alternativas biotecnológicas más baratas; refiriéndose directamente a “versiones genéricas de medicamentos biotecnológicos”. El tema sale a relucir en el marco del nuevo presupuesto de la administración Obama y como parte esencial de su nueva política de salud. 

Biotechnology 2De acuerdo con un artículo de Reuters, la existencia de biogenéricos podría ahorrar a los contribuyentes alrededor de $9,200 M de USD en 10 años; cifra nada despreciable en una época de crisis financiera y en la que una parte toral de las discusiones políticas se centra -seguramente- en la cobertura de servicios de salud. No debemos olvidar que en los EEUU, el acceso a los servicios de salud pública es muy limitado y que la mayoría de la cobertura es pagada directamente por el usuario a través de un seguro médico; así, en un momento en que se están perdiendo empleos, el acceso a medicamentos baratos pasa de ser una prioridad a convertirse en casi una emergencia.

Aunque no se dan detalles, la estrategia de Obama podría muy bien ser la de cambiar los esquemas y perfiles regulatorios que limitan en este momento la aparición de estos productos. 

De acuerdo a Reuters, el ganar una batalla legal en esta campo, podría ser una oportunidad de oro para TevaMylan Inc. Teva se ha dedicado desde hace ya más de cinco años a asegurarse un lugar de respeto entre las empresas biotecnológicas a través de la compra de empresas especializadas en este campo y la difusión de una imagen de expertise en esta área.

La opinión de los fabricantes de productos “innovadores” no se hizo esperar. Políticamente han mostrado su apoyo a la iniciativa, siempre y cuando existe un tiempo de exclusividad para la explotación comercial por ellos y la seguridad de los pacientes esté garantizada.

Es precisamente aquí donde el tema se puede llegar a empantanar.  Como ya lo hemos analizado antes, faltan muchas definiciones el el tema de los biogenéricos, por lo que definir cuál será el tiempo más adecuado para una explotación exclusiva es muy complicado y seguramente no dejará contentos a más de uno.

Por otro lado, la realización de las pruebas adecuadas para demostrar la seguridad (como aquellas para demostrar eficacia comparada) es complicado y genera costos que a la larga repercuten en la utilidad del fabricante y con ello en el precio. Los fabricantes de innovadores lo saben y por ello propugnarán al máximo para obligar a los fabricantes de genéricos a realizarlas, con el fin de forzarles a ofrecer -al final- un precio no tan competitivo para digamos, un formulario o cuadro básico.

Aún no sabemos como se llevaría a cabo la estrategia de la administración Obama. Tampoco sabemos cuales serán las repercusiones en México. Es claro que nuestro país requiere de tratamientos modernos y efectivos para una población de más de 80 millones de personas que carecen de un servicio privado.

Será muy interesante el conocer la determinación de las autoridades sanitarias mexicanas respecto a la una apertura total hacia los biogenéricos.

ACTUALIZACIÓN: La inminente compra de Schering-Plough por parte de Merck, refleja en gran medida el interés de la segunda por Remicade®; producto biotecnológico para tratar al artritis reumatoide, psoriasis y enfermedad inflamatoria del colon; y con el que la primera tiene una joint venture con Johnson & Johnson. Se espera que J&J dé una dura batalla en el marco de esta fusión.

This entry was posted in Alta Dirección, Ciencia, Mercadotecnia, Salud, Tecnología, Ventas and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply