La FDA anuncia medicamentos (literalmente).

Mucho se ha hablado sobre la publicidad de medicamentos y sus ventajas y desventajas de que esta sea abierta al público

Para los defensores de la no publicidad abierta sobre productos éticos (fracciones I-IV), el mito de “evitar la auto-prescripción” se ha vuelto una consigna que en nuestra opinión maneja un doble estándar (como lo comentamos AQUÍ), al no permitirse que la gente se informe bien, pero permitir que adquiera medicamentos (de fracción IV) sin exigir una prescripción.

En el caso de Canadá o Europa, el modelo de no publicidad abierta funciona bien, como también funciona el de la publicidad abierta en los EEUU. En ambos escenarios nada que no sea OTC se vende sin receta.

La FDA ha cumplido durante mucho tiempo su papel de “Rodweiller” y ha llamado la atención a empresas tan importantes como Pfizer, Merck o AstraZeneca por “alejarse de la realidad” o proponer “información desviada” o “poco equitativa” en sus comerciales de TV.

De la misma forma, ha amonestado a laboratorios por no colocar las adecuadas leyendas de protección o de efectos secundarios en los comerciales de TV de los medicamentos.

Recientemente, en el mundo de las comunicaciones en salud y la consultoría en comunicaciones ha surgido una entendida indignación por la manera como la FDA publicó este video en su portal de YouTube.

El “reportaje” se convierte prácticamente en un comercial para Kuvan® (nuevo tratamiento de la Fenilcetonuria) y viola todas las disposiciones que la misma FDA marca en este tenor.

This entry was posted in Mercadotecnia, Multimedia, Opinión and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply