Influenza A(H1N1): ¿Por qué sólo han muerto Mexicanos? (Casi)

NOTA: Al momento de escribirse este artículo, todos los fallecimientos reportados tenían su origen en México. Al 13 de mayo, sólo cuatro casos (dos en EEUU, uno en Canadá y uno en Costa Rica) parecen no provenir de este país.

México enfrenta una epidemia que ha originado la alerta sanitaria más grande de la historia y la primera en México. Al reportarse los casos probables y confirmados surge una pregunta: ¿Por qué sólo los pacientes mexicanos mueren?

Aunque se han propuesto varias hipótesis, basadas en la información epidemiológica disponible (y en proceso), creemos que existen evidencias prácticas de que los factores que propiciaron una mortalidad “exclusiva en mexicanos” se encuentran firmemente asentadas dentro del sistema de acceso a la salud de nuestro país.

Mayo, 2009

Desde el inicio de la actual contingencia sanitaria, muchas preguntas respecto a esta epidemia se han venido aclarando.

b00528_h1n1_flu_blue_sml

Foto: CDC

El tipo de virus y la cepa; el mecanismo de transmisión y el de no transmisión (carne de cerdo). Se ha confirmado que la actual vacuna existente para la influenza estacional no es efectiva para la cepa A(H1N1) y se ha confirmado también, que en algunos meses se puede tener una vacuna lista. Los medicamentos existentes: Tamiflu® y Relenza® son absolutamente efectivos como tratamiento.

Una pregunta permanece en el aire: Por qué, de los más de 1,000 casos comprobados en el mundo (hasta el momento) ¿sólo han muerto mexicanos?

Antes que nada, demos contexto.

Al realizar este análisis, es muy importante dejar claro los siguiente: La Secretaría de Salud de México, ha atendido esta epidemia con todo profesionalismo y a decir de la OMS, “como un libro de texto”.

Las unidades de salud y de alta especialidad realmente han hecho una labor de respuesta, como nunca se había visto. México cuenta actualmente con cuatro laboratorios diagnósticos de clase mundial para diagnóstico de virología.

A partir de declararse la contingencia en México y posteriormente la alerta por pandemia en el mundo, todas las instituciones de salud están atendiendo a todos lo pacientes que lo requieren, sin importar sin son afilados o no; proporcionando el tratamiento de manera gratuita.

México se encontraba entrenado y preparado para hacer frente a una contingencia similar o peor (gripe aviar).

Un punto adicional que hemos mencionado en otras ocasiones, es que en México, los niños y la población de riesgo reciben todas las vacunas de manera gratuita.

Si en algo ha fallado la Secretaría de Salud, ha sido en su estrategia de Relaciones Públicas, lo cual ha generado confusiones, suspicacias y molestias.

Aparentemente, no pudo existir mejor escenario para el surgimiento mundial de este nuevo virus… de no ser por los muertos.

Sólo mueren los mexicanos.

Dr. Córdova

Dr. Córdova V.

Desde un principio fue claro que, a diferencia de los otros países donde se daban los brotes (y se confirmaban los casos), México era el único que reportaba fallecimientos.

En un principio, antes de realizarse las pruebas confirmatorias, se habló de más de 100 (dato muy interesante ya que hoy deja muertes restantes por “otras neumonías atípicas”); y el colmo surgió al reportar EEUU que su único fallecimiento era de un niño… mexicano.

¿Porqué [sólo] mexicanos?

La pregunta ha generado opiniones diversas:

  • Alguna particularidad en la genética del virus, que lo hizo letal en un principio.
  • El número de casos reales “leves” en México podría ser de miles y esta sería la letalidad normal si hubiera en realidad, tantos infectados. Se probará conforme avancen los diagnósticos.
  • Algún factor propio de la alimentación o del genoma de los mexicanos.

Estas hipótesis, que provienen de autoridades epidemiológicas de la OMS, el CDC y México, no pasan por alto, pero tampoco enfrentan lo que el Secretario de Salud de México ha repetido en tres ocasiones:

Seguramente los pacientes “llegaron tarde”

Con el paso del tiempo, se ha venido repitiendo que “aún es pronto para hacer el análisis epidemiológico”, pero que seguramente [en el caso de las defunciones] “no hubo una atención temprana del problema”.

Dr. Julio Frenk (HSPH)

El Dr. Julio Frenk ex-Secretario de Salud y Dean de la Harvard School of Public Health; escribió en The New York Times, que seguramente deberíamos ligar este problema a la pobreza. Frenk menciona también, que se requerirá un trabajo “detectivesco” a nivel de epidemiología (caso por caso).

Por su parte, Donald G. McNeil Jr, corresponsal científico de The New York Times, se aventura a casi combinar las causas primeramente mencionadas, con lo dicho por Frenk.

No podemos saber a ciencia cierta sobre el índice de letalidad real del virus, si es que este número de muertes se diera en una población miles de casos leves. Como no se están realizando pruebas a estos pacientes, sencillamente nunca lo sabremos.

De la misma forma, el conocer el componente genómico “del mexicano” que hizo que solamente los primeros casos murieran, es casi imposible. Cabe señalar que algunos de los pacientes muertos por “neumonía atípica” quedarán sin tener un diagnóstico positivo o negativo para A(H1N1), ya que fueron cremados o sepultados antes de estar disponibles las pruebas; la exhumación no es útil, ya que la carga viral para estudios de Reacción a Cadena de Polimerasa (PCR), solamente dura 10 días como máximo.

Tenemos sin embargo, un componente que se ha repetido varias veces: Los Pacientes fueron atendidos tarde.

Para saber que hay detrás, necesitamos seguir la pista de este arribo tardío a la atención especializada.

Las ideas que proponemos a continuación, deberían ser investigadas en teoría, caso-por-caso; sin embargo, como veremos adelante, esta labor será muy difícil y en algunos casos imposible.

¿Cómo es que éstos pacientes llegaron tarde a recibir atención?

Ante todo, debemos de tener siempre e mente que estas 26 muertes confirmadas (al momento de escribir este artículo) se encuentran incluidas en más de 100 con diagnóstico de “neumonía atípica”. Es decir, más de 100 personas hubieran muerto por recibir tarde tratamiento especializado; entre ellas, los pacientes con infección por A(H1N1).

(En casos de muerte no probada por A(H1N1), el Secretario de Salud mismo ha dicho, que el diagnóstico no tenía siquiera que ver con una “neumonía atipica”).

Los factores que hicieron que los pacientes dilataran su arribo a una atención especializada, creemos que son comunes y frecuentes en nuestro sistema de salud.

Una colección de factores que diariamente ponen en riesgo a los pacientes y que originan -seguramente- una morbili-mortalidad y que dadas las circunstancias, hoy sale a relucir.

1.- Todo comienza con el Médico General.

La lógica nos hace pensar que estos pacientes al sentirse enfermos, acudieron a un Médico de primer contacto. En la mayoría de los casos este Médico debiera ser un Médico General; es decir un Médico que solamente tiene, como estudios formales, su carrera de Médicos Cirujano (o en algunos casos homeópata).

No podemos conocer de primera intención cuántos Médicos Generales hay en México. Se calcula que son entre de 150,000, y 200,000 (datos proporcionados por el Dr. Gustavo Hernández V., Director de Comunicación y Asuntos Científicos de la AMIIF) de los cuales “ejercen” (de alguna manera) tal vez  100,000.

Es aquí donde empiezan los problemas.

1.1 Médicos que no son Médicos.

Aunque la Dirección General de Profesiones revelara el dato, no es ningún secreto que existen, en las zonas periféricas de la Ciudad de México (ciudad con la mayor mortalidad) y en las zonas rurales; consultorios manejados por “Médicos” sin Título ni Cédula Profesional.

Evidentemente que ejercer sin cédula profesional es un delito; sin embargo, no existe un impedimento físico para hacerlo. Poner en funcionamiento un consultorio, no requiere de más que de una notificación a la Secretaría de Salud y los inspectores que llegaran a acudir (muy raro), realizarán una inspección sanitaria, no del status profesional de quienes ejercen allí.

Si nadie denuncia, el falso médico puede seguir practicando.

Si alguno de estos pacientes acudió de primera intención a alguno de estos sujetos, cualquier cosa pudo pasar.

¿Conocemos quiénes fueron los primeros médicos visitados por los pacientes fallecidos?

1.2 Médicos desinformados, desactualizados y sin obligación de estudiar.

Existe en México un problema muy grande con la Medicina. Los Médicos Generales no estudian ni se actualizan (en un gran número), tras haber terminado la escuela; a diferencia de los Especialistas, que requieren de recertificaciones para poder ejercer en muchos sitios.

Y si no lo hacen es por que no es obligatorio. La Secretaría de Salud no regula la obligatoriedad de la actualización, ni otorga una “licencia” para ejercer sujeta a acreditar exámenes cada determindo tiempo, ni cumplir con créditos.

(Lea nuestro artículo: En México los Médicos Ejercen sin licencia AQUÍ)

Comúnmente se ha dicho que los Médicos no sabían que esta era una influenza nueva y la trataron como una común. Yo no pienso así.

En nuestra opinión, dos semanas antes de declararse la epidemia, pocos… muy pocos Médicos Generales sabían qué era la influenza (de cualquier tipo) y menos, como tratarla.

Es muy simple, aún la influenza estacional, si se cuida bien se da el tratamiento adecuado y se vigilan las compilaciones, es curable.

Los pacientes que llegaron con estos Médicos, seguramente recibieron un tratamiento antigripal común y corriente; al no mejorar -si acaso- habrán cambiado de Médico. Para cuando presentaban neumonía ya era demasiado tarde.

1.3 Médicos de las Instituciones de Salud ¿negligentes?

¿Qué pasa normalmente cuando un paciente acude a una Unidad de Salud Institucional? Solamente debemos preguntárselo a los pacientes.

Aún en esta crisis hemos escuchado quejas de pacientes a los que no “se les hace caso” y se les manda a su casa con tratamiento sintomático únicamente, sin una valoración a fondo o una historia clínica completa.

Los esfuerzos por mejorar la Medicina Institucional han sido enormes, y debamos reconocer que los Médicos que allí ejercen sí cuentan con Educación y Actualización obligatorias.

Nada puede descartar sin embargo, que uno de estos pacientes hubiera sido atendido de manera negligente por un médico del Sector Salud.

2.- El enorme problema de la automedicación.

Source: Epocartes®

Una de las primeras medidas que la Secretaría de Salud tomó al declararse esta contingencia, fue restringir la venta de Tamiflu® y Relenza®.

Con la presencia del Comisionado de COFEPRIS, se dispuso que estos medicamentos no fueran vendidos sin receta, para “evitar la automedicación”.

El problema es que estos medicamentos ¡debían haberse vendido siempre, sólo con receta!

Los antivirales pertenecen a los medicamentos de “Fracción IV” y su etiquetado (marbete) dice “Su venta requiere receta médica”.

¿Por qué entonces es necesaria esta medida?

2.1 La automedicación es permitida (y fomentada) por el gobierno.

El hecho de que en México los antibióticos, antivirales y muchos otros medicamentos se expendan sin receta, no obedece a un vacío legal. La ley es perfectamente clara en ese punto.

Sin embargo, desde hace muchos años, todas las farmacias expenden medicamentos de fracción IV con sólo pedirlos. Sin receta.

(Lea nuestros artículos: Sobre la reglamentación de la venta de medicamentos AQUÍ)

Los sistemas de registro para recetas sólo existen en las fracciones I, II y III, (ver artículo arriba) donde la Secretaría de Salud sí realiza auditorías.

El Gobierno, por omisión, fomenta la automedicación.

Es cierto que los antivirales y los antibióticos debieran estar sujetos a control, no sólo en el papel. Cada día los especialistas se enfrentan a nuevas resistencias bacterianas y virales producto de antibióticos y antivirales mal manejados o autoprescritos.

Como una complicación adicional, el Secretario de Salud ha decidido que Tamiflu® y Relenza® sean tratados como medicamentos de fracción II; es decir que la receta se retenga y se anote en un libro de registro en las farmacias.

Mientras eso sucede, el día de hoy miles de niños y adultos fueron y serán medicados con un antibiótico que ningún médico recetó, recomendado por la tía, el vecino o (peor) el empleado de la farmacia.

2.1.1 Una nota especial sobre las mujeres.

Según los datos proporcionados por el Dr. Córdova, la mayor cantidad de pacientes fallecidos comprobados son mujeres.

“Las mujeres se encuentran aún rezagadas en la atención de su salud; hay inequidad”. Esta afirmación del Dr. Córdova es muy es muy cierta; de hecho en México se ha dicho varias veces que las mujeres -sobre todo las amas de casa y madres de familia- no tienen derecho a enfermarse.

Lamentablemente se encuentran cuidando a la familia y trabajando. No tienen tiempo para ir al  médico. No sorprende entonces, que estas mujeres se hubieran automedicado en vez de acudir a un servicio de salud.

Ahora lo más difícil: Investigar.

Si atendemos cuidadosamente los puntos enumerados arriba, seguramente que daremos con los factores que produjeron la mortalidad en estos (hasta ahora) 26 pacientes confirmados.

El trabajo ”detectivesco” sin embargo será muy complicado por razones, tristemente muy simples.

a) ¿Hay expedientes de primer contacto? En el hipotético caso de que lográramos llegar con el primer médico que atendió a estos pacientes, ¿éste tendría un expediente?

Aunque por ley el expediente clinico debe de existir en todos los tipos de medicina, muchos Médicos de los descritos arriba (privados e institucionales) no lo llevan. Una vez más, no hay una autoridad que periódicamente audite y sancione esto.

b) No se reportan las infecciones. En la medicina Institucional existe un formato de reporte de infecciones obligatorio, que es tabulado y acumulado por cada Unidad Médica y reportado a la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud.

En la Medicina Privada no sucede así. Los Médicos Generales no reportan normalmente las enfermedades transmisibles, excepto cuando son causa de defunción, que ese médico hubiera certificado.

La falta de obligatoriedad en el registro, combinado con la ignorancia que mencionamos arriba, hace que las infecciones como la influenza, sencillamente no existan en el ámbito estadístico de estos Médicos.

Los epidemiólogos deberán interrogar a los familiares sobre:

  • Qué médico los atendió en un inicio (si es que vieron uno).
  • Qué medicamentos les fueron prescritos y si es que siguieron esta prescripción.
  • En caso de haberse automedicado, qué medicamentos compraron y en qué farmacias los compraron

No será un trabajo fácil.

¿Qué pasó en otros países?

Independientemente del orden real de las infecciones y sus manifestaciones, los siguientes casos confirmados se dieron en los EEUU y Canadá.

Contrariamente a lo que se piensa, el haber contado con la técnica de laboratorio para detectar el A(H1N1) no es lo que les ha dado (hasta el momento) una tasa de mortalidad de CERO (si tomamos en cuenta que el niño fallecido en Texas era mexicano y venía enfermo desde México).

Lo que ha mantenido la mortalidad en ese nivel es:

a) Contar con Médicos de primer contacto actualizados, que conocen una influenza (aunque sea estacional) y que pueden perder su licencia si el diagnóstico no se hace bien.

b) La imposibilidad de comprar antibióticos o antivirales sin receta.

c) Un sistema de reporte obligatorio de infecciones (so pena de perder la licencia)

Cuando estos pacientes no respondieron al tratamiento y se les analizó, se efectuaron los reportes en esos países y el resto es historia.

Resúmen.

Se asume que los 26 pacientes (hasta el momento) confirmados como fallecidos por el A(H1NI) llegaron tarde a una atención más especializada que pudo salvarles la vida ante un cuadro de insuficiencia respiratoria producido por una neumonía que seguramente se complicó.

  • Estos pacientes debieron haber acudido a un Médico de Primer Contacto.
  • Algunos de ellos pudieron haber acudido a un Médico sin entrenamiento suficiente para el diagnóstico.
  • Algunos de estos pacientes pudieron haber acudido a un médico entrenado, pero con una conducta negligente.
  • Algunos de estos pacientes pudieron haberse automedicado. Los antibióticos y antivirales pertenecen a los de fracción IV que, aunque la ley dice que requieren receta médica, en la práctica esto no sucede.
  • Muchos Médicos Generales no llevan expedientes clínicos.
  • En la práctica, no existe un sistema de reporte de infecciones en la Medicina General Privada.

El llegar a una conclusión epidemiológica definitiva, con relevancia estadística; puede llevar mucho tiempo y seguramente que será difícil.

El corregir estas deficiencias que ya existen, puede YA salvar las vidas de pacientes de este y próximos padecimientos.

Conclusiones ¿Qué medidas debemos tomar?

Si algo se debe aprender de esto es que la Medicina de Primer Nivel debe de tomarse en serio.

Más allá de política, políticas y coberturas numéricas. La Medicina es una ciencia que requiere procesos fundamentados y  procedimientos estandarizados de atención.

Es casi seguro que no habrá más defunciones. Hoy en día todos están en alerta. Los pacientes más.

Es una excelente oportunidad para poner en marcha las siguientes acciones:

1.- Un sistema de recertificación médica obligatoria, periódica (¿5 años?) que conjunte exámenes teóricos, prácticos y créditos por cursos tomados.

2.- Un marco legal que impida que un consultorio funcione:

- Si no existen registros de las Cédulas Profesionales y  Recertificaciones de los Médicos que allí ejercen.

- Si no cuenta con un sistema formal de expedientes clínicos.

- Si no cuenta con un sistema de notificación inmediata -en tiempo real- de enfermedades transmisibles.

3.- Una restricción formal a la venta de medicamentos de Fracción IV sin receta, a la inversa de como ocurre actualmente.

Una nota final.

La intensión de este artículo no ha sido el presentar un panorama alarmista sobre la Atención Primaria.

Consideramos y reconocemos además (como lo hemos hecho en otros artículos) que el Gobierno de México ha actuado de manera profesional, expeditaresponsable al atender a esta epidemia.

Pensamos sin embargo, que algunas (o todas) estas muertes se pudieron haber evitado si alguna de las causas arriba mencionadas no formara parte del devenir actual de la Medicina en México.

ACTUALIZACIÓN:

Lea sobre las palabras del Dr. Samuel Ponce de León, Director General de Birmex sobre las deficiencias en la atención primaria de la salud como causa de la mortalidad AQUÍ.

This entry was posted in Casos de Estudio, Ciencia, Salud and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

13 Responses to Influenza A(H1N1): ¿Por qué sólo han muerto Mexicanos? (Casi)

  1. Lei con mucho agrado tu artículo y me parece bastante interesante, como siempre, me gusta ver que puedes citar fuentes que comúnmente no son citadas por médicos como en este caso el TNYT o en otros el HBR. Sinceramente te felicito pues “me gusta leerte”.

    Estoy de acuerdo en que la falta de atención, ya sea en oportunidad o en calidad puede (casi seguro) ser la responsable de las cifras fatales en México que nos diferencian del resto de los casos en todo el mundo, por lo menos eso me dice el sentido común. La precisión que me gustaría hacer es respecto al médico general: primero son muchos más de 25,000 los que ejercen, se calcula que sean entre 150,000 y 200,000. Baste darte el dato que yo tengo una base de datos comprobada, perteneciente a la AMIIF de más de 70,000 médicos, de los cuales más de la mitad son generales (es decir más de 35,000) así que quizá la cifra de médicos generales que ejerce sea alrededor de 100,000.

    Por otro lado, concuerdo con su falta de actualización, pero también difiero en el porcentaje que tu citas como “la mayoría” En realidad no tenemos cifras ni a favor ni en contra de un porcentaje de médicos que se “actualizan” cualquiera que sea la definición que arbitrariamente diéramos a ese termino, pero sí te puedo decir que como parte de mi trabajo en los últimos 5 años he asistido a un gran número de congresos, principalmente de médicos generales, para dar alguna conferencia y me he sorprendido muy gratamente del nivel de actualización que se tiene y de las cifras de asistencia. Insisto en que no tengo una cifra para argumentar en contra de tu estimado que citas como “mayoría”, y que el sentido común me haría estar de acuerdo con eso de inmediato, pero lo que he visto me hace pensar que quizá no sea una mayoría.

  2. Alejandro Monroy says:

    Ok, estamos mal, que sigue ahora?

    Evidentemente tenemos que legislar al respecto y fomentar mejores controles para el sector salud, pero lo unico que se haria es tener mas letra muerta dentro de la SSA, IMSS, ISSSTE, etc.

    La medida que se me hace mas sencilla de aplicar es en las farmacias, haciendo que TODAS (Si, todas) las medicinas sen vendidas unicamente contra la entrega de receta medica. Creo que eso daria un buen inicio para detectar la forma en que se “mueven” los medicos y de ahi partir a su control legal.

  3. Bernardo Mata says:

    Mi queridisimo Javier:

    No halabare lo que cualquiera que sepa leer entiende en tu muy detallado analisis de esta pregunta que tiene un relevancia por demas de primer orden, pues en tanto no se pueda dar respuesta a ella, corremos el riezgo de seguir en un nivel de vulnerabilidad tal que alarma en verdad.

    A tus comentarios quiero compartir lo que en la ciudad donde vivo y, creo ser acertado en mi apreciacion, sucede en casi toda la republica, el mexicano de clase socioeconomica baja, recurren mucho a los “remedios” y, mas recientemente, a un nivel de medicos que, por obviedad, ademas de caer en buena medida en el caso de medicos no actualizados, prescriben recetas para “surtirlas” en las muy cuestionables, a mi juicio, farmacias similares, estas cadenas de farmacias abanderadas princialmente por el famoso y no bien acreditado “Dr. Simi”.

    Que sucede con ambas cosas que comento? facil de entender, se recurre mucho no solo a la automedicacion, a medicos no actualizados, etc, etc, todo lo que refieres, sino que con los remedios caseros y su, tal vez, incipiente y eventual mejoria de algunos de los sintomas, se deja transcurrir tiempo valioso para acuidr con un medico facultado y apto para diagnosticar correctamente, lo cual tambien sucede con los medicos que tienen su despacho en la parte trasera de la farmacia de similares, donde o no encontraron cabia den el sistema medico institucional pero tampoco en el privado y entonces, aunque esten legalmente autorizados para ejercer, son comunmente novatos, o peor aun, desvinculados y desactualizados de lo que sucede con la medicina y padecimientos modernos y mas letales como este virus nuevo.

    Pero ambas circunstancias son ademas de un tema cultural, porque el mexicano es asi en muy buena medida por tradicion familiar, los remedios de la abuelita, o mama o tia, o vecina, etc. pero tambien porque

    1.- No encuentran en la medicina institucional respuesta pronta a su requerimiento, recordemos que en el imss por ejemplo tienes que “programarte” para tu cita de medico de primer nivel , pero,,si requieres de un especialista, dios mio preparate para que, en el mejor de los casos te toque en un par de meses, entonces el paciente, economicamente insolvente requiere atencion y seguramente lo tendran por horas en la sala de espera, si tiene la suerte de atenderse el mismo dia que acude, pero si no,,pues encomiendate a tu santo y esperate sentado varios meses.
    2.- Ok, no van a ser atendidos insitucionalmente que hacen? ahhhhhhhhhh pues joderse,,porque? pues porque no tienen recursos para pagar un medico particular que hoy, para la gran maoria de la poblacion son tarifados en forma prohibitiva, tomen calculadora, un medico general en las ciudades cobra entre los $400 como precio bajo y los $800 como alto, medicinas= dependiendo del padecimiento tambien entre unos $300 a $500 pesos como minimos,pero para empezar el tratamiento pero si requiere continuarlo una antidad igual, estudios? pues sin son de gabinete, de laboratorio, etc, alrededor tambien de unos $500, es decir, entre consulta, estudios y medicinas, se puede gastar de $1000 pesos en adelante, ahora cuanto gana en promedio un obrero promedio? aproximadamente unos 800 pesos a la semana, o sea que acudir a un medico “adecuado” le puede representar el ingreso de mas de una semana de salario,,y con que come, paga servicios, se transporta etc? MUY COMPLICADO, PROHIBITIVO.

    Estas causas acercan a muchas muchas personas a los curanderos, remedios y similares, por lo que en mi creer en gran medida que los servicios de salud institucional, para los cuales nos descuentan sin preguntar cuotas no necesariamente “economicas”, no mejoren de forma radical, agresiva, sus esquemas de atencion pronta, expedita y oportuna, seguiremos siendo tan vulnerables como evidentemente lo expuso esta crisis sanitaria.

    Aqui es donde se requiere una reestreuctura de los servicios de salud insitutional, hacerlos incluso competitivos, dejar de lado la obligatoriedad de ser “beneficiado” del imss, issste, servicios de salud estatal o municipal, etc, dejar en el derechoambiente la decision de donde y con quien atenderse, eso provocaria, necesaria e indispensablemente, que los insitutos debieran mejorar en todos los ordenes para captar a pacientes que en forma individual, y no corporativizada (empresas, sindicatos, gobierno, etc), decidieran atenderse con ellos, solo asi, no solo el tiempo de respuesta, sino la calidad y calides de los servicios medicos institucionales mejoraria y con ello , estas crisis de salud nos dañarian mas que a otros paises mas evolucionados.

    Saludos y felicidades mi querido Javier.

    Afectuosamente
    Bernardo Mata

  4. Raúl says:

    Ahí está y no se ve: “El número de casos reales “leves” en México podría ser de miles y esta sería la letalidad normal si hubiera en realidad, tantos infectados.”
    En mi opinión, la gente está muriendo CON el virus, no POR el virus. Hace unos meses en Mty pegó una influenza atípica con todos los síntomas (y seguro que en otros lugares). Conozco muchos casos, incluyendo a mi y a mi familia. Con todo y vacuna. No encuentro los detalles de la prueba, pero si da positivo a alguien que la tuvo y sanó, ya no pregunten. Ojala me equivoque, pero me sorprende cómo sacan conclusiones de pruebas sin rigor metodológico. Faltan pruebas “testigo”

  5. admin says:

    De acuerdo contigo Raul,

    Mientras los epidemiólogos hacen sus investigaciones números y estadísticas, sería bueno comenzar a poner orden en la casa, reglamentando la práctica de la Medicina y prohibiendo la venta de medicamentos de fracción IV sin receta ¿no?

    Gracias por tus comentarios.

  6. MONICA DIAZ says:

    Gracias por tu exhaustivo análisis del caso, Xavier. Sabemos que en nuestro país la automedicación es un gran problema y que es muy sencillo comprar medicamentos sin receta, o conseguir que tu médico general de confianza te dé una. Si algo nos debe dejar esta epidemia es la conciencia de que es importante no automedicarse, no solamente por los riesgos que yo pueda sufrir, sino por una conciencia social más amplia que debemos construir. He escuchado gente decir que finalmente, con que no contagien a su familia está bien. No, no está bien. Si yo voy enfermo a trabajar o al transporte o a donde sea, aunque YO tome las medidas correctas para curarme, quizás alguien más – sin que yo me entere – muera por no buscar la atención correcta. Ojos que no ven, corazón que no siente. Necesitamos trascender esa actitud infantil y falta de compromiso.
    Yo sí creo que conforme pase el tiempo habrá más claridad de todo esto y me apena en las conferencias de prensa que los medios de nuestro querido país estén haciendo preguntas reiterativas y desinformadas en lugar de comentarios más puntuales.

    Un saludo…Mónica

  7. Fernando Tello says:

    Definitivamente el mejor (o mejor dicho el UNICO) artículo respecto a la mentada A H1N1 que he leído. Felicidades, el análisis que haces es muy objetivo, concreto, bien sustentado y sencillo de leer. Se lo voy a mandar a todos!

  8. Blanca Torres says:

    Hola buenas tardes:

    Definitivamente te felicito ya que tu articulo es la pura realidad…
    Tu analisis es concreto y muy sencillo de leer…..
    Gracias por enviar este tipo de correo…. que bien vale la pena….
    Ojala que se haga un cambio y definitivamente las personas mexicanas
    aprendamos que automedicarse o bien.. ir con cualquier disque Dr…
    no es la solucion…. Hoy en dia se da mucho la medicina alternativa…
    No la considero mala siempre y cuando sea manejada por un buen
    Medico titulado….. es de suma IMPORTANCIA…. ojo.. con los charlatanes
    que van y se toman un cursito de acupuntura y ya te dicen que son doctores…
    saludos Blanch

  9. Xavier, te felicito por tu post. Constituye una exposición muy clara sobre las razones que explican por qué casi todas las muertes causadas por el nuevo virus han tenido lugar en México. Gracias por escribirlo. Creo que el gobierno debería tomar en cuenta tus sugerencias con el fin de mejorar el sistema de atención médica e impedir que vuelvan a producirse fallecimientos que se podrían evitar. Un saludo desde Barcelona.

  10. Norberto Becerra says:

    EXCELENTE ANALISIS.

    La realidad molesta pero hay que aceptarla, soy médico, internista, nuestro sistema de salud esta colapsado, considero sí, la respuesta fué la adecuada, pero tarde, estoy seguro nunca sabremos el verdadero número de muertos por este virus. El problema es al final y al principio la falta de aplicación de la ley en México, como bién dices médicos sin título, especialistas sin certificar, automedicación, farmacias que venden practicamente todo sin receta (no les será difícil encontrar farmacias en las que por una módica cantidad les ofrecen las recetas por los medicamentos “controlados”), autoridades del sector salud impuestas en su gran mayoría por actividad política y no por sus características profesionales. Y también, debemos considerar la “suerte” de nuestro país, no quiero imaginarme un virus con otra letalidad como ejemplo el causante del SARS, eso si nos haría lamentarnos en este momento. Y por supuesto no podría faltar, la ignorancia, es increíble la cantidad de gente, inclusive personal del área de la salud que aún piensa que esto es una maniobra política. Se aprende más de los errores que de los aciertos, ojalá estemos aprendiendo.

  11. Excelente post, Xavier. Las autoridades sanitarias mexicanas deberían tomar en cuenta tu analisis y recomendaciones. Esperemos que no caiga en saco roto y sirva para mejorar la atención sanitaria de México. Gracias por exponerlo. Saludos desde Barcelona.

  12. Hedelex says:

    Concuerdo con lo que expones, que no podemos admitir un “no sabemos” como respuesta de las autoridades de salud. Efectivamente, cuando tienes un padecimiento pero no estás casi muriéndote, te dan cita para dentro de 15 días, si bien te va, cuando llega la fecha ya estás casi sano o has empeorado severamente. También hay negligencia de parte de los médicos que hoy en día sólo te preguntan dónde duele, te toman la temperatura, te oyen con el estetoscopio y te recetan, sin saber EXACTAMENTE qué tienes. Si es gratuito, te recetan algo para las molestias y ya, si es particular, el antibiótico que esté de moda (caro y FUERTE). Para que te programen exudados o cultivos en salud pública tienes que estar prácticamente pudriendote, en laboratorio particular los costos se proyectan… además de que luego hay que conseguir doctor que no te vea mal por hacerte examenes que no te pidió. Ojalá esta experiencia nos permita aprender de los errores e ir al siguiente nivel.

  13. Manuel Cardenas says:

    Felicidades Xavier, tu artículo es muy bueno.
    Despues de leerlo y leer los comentarios lo que me deja un muy mal sabor de boca es que como casi todo lo que se escribe sobre nuestra realidad se vuelve letra muerta y se vuelve letra muerta por que somos un pueblo donde la ley y el orden no forman parte de nuestra cultura, antes de esperar que la autoridad sancionara a quien pone un consultorio sin cédula o registros más bien deberíamos nosotros, cuestionar a esos médicos, pedir sus registros cuando los visitamos, exigir calidad en lo que pagamos y lo mas importante, pagar bien, no podemos esperar tener calidad si solo estamos dispuestos a pagar salarios y honorarios de miseria, el discurso de que no podemos pagar por que somos pobres se tiene que acabar, cuando al mismo tiempo exijamos, respetemos y reconozcamos la calidad, esto cambiará, no cuando papi gobierno se decida a hacerlo, nunca se va a decidir, esta formado por Mexicanos como nosotros. Empecemos por nuestra propia casa, no pidamos que otro haga el trabajo por nosotros, exijamos y cumplamos todos, vieras que lo que dices de los médicos también sucede en otras profesiones, nada mas que no se nota tanto, pero preguntate cuanta gente muere al año en este país por caminos mal construidos y mal mantenidos, cuantos obreros sufren lesiones por falta de entrenamiento, etc. etc. Ya basta…empecemos por nuestra casa insisto…solo así dejaremos de estar muertos y hambrientos…

Leave a Reply