Microsoft, un gigante ¿demasiado gigante?

El pasado 5 de febrero, comentábamos sobre la propuesta y la intención de Microsoft de adquirir Yahoo! por $44,000 M de USD.

Desde esa fecha,  lo realmente trascendente es que el Consejo de Administración de Yahoo! ha rechazado la oferta de Microsoft, quién de antemano había expresado “reservarse el derecho a tomar medidas que beneficiaran a los accionistas de Yahoo!“. El día de ayer 11 de febrero [Microsoft] se ha pronunciado por seguir adelante, “saltando” al Consejo de Administración de Yahoo! y ofreciendo directamente a los interesados, un “valor superior” por sus acciones.

Puede leer el más reciente [11 de feb] comunicado de Microsoft AQUÍ.

Microsoft Building

En el entorno actual de los negocios, es normal y común que las empresas busquen incrementar su valor y sus capacidades, sin embargo la noticia de la intención de Microsoft de adquirir Yahoo!, ha publicado una innumerable serie de análisis en diferentes medios, los cuales coinciden en cuestionarse: ¿Qué es lo que Microsoft busca?

El liderazgo de Microsoft.

No es ninguna novedad, que al hablar de Microsoft se entienda inmediatamente que se habla de un líder de nuestros tiempos en el campo de la informática. Dependiendo de las estadísticas que se lean, Microsoft posee un market share tan grande en el área de computadoras personales, que es considerado en muchos lugares como un monopolio. En el área de sistemas operativos para servidores, Microsoft ha venido perdiendo terreno frente a Linux, aunque se calcula que aún el 75% le pertenece al gigante.

Algunos estudiosos han llegado a comentar que la virtual inexistencia de virus informáticos para OS X, el sistema operativo de Apple, se debe en realidad a su baja participación de mercado lo cual le resta importancia para ser atacado y explotado, cosa que claramente ocurre al contrario con Windows®.

La apuesta de Microsoft se inició con la visión de Bill Gates, al comercializar sus sistemas operativos dentro de los discos duros de las computadoras nuevas. Así, no ha quedado otro remedio para más del 90% de la población poseedora de una PC, que utilizar Windows®, un sistema operativo relativamente fácil y amigable, con recursos de funcionalidad bastante útiles.

Hoy en día,  otros sistemas operativos van tomando lugar; sin embargo, son muy pocas las PCs que que se comercializan con Linux; por su lado el OS X de Apple se incluye o se utiliza solamente como parte de los equipos que esa empresa vende.

Windows Mobile® por su parte, es hoy en día sistema operativo líder en “portable devices” (PDAs y teléfonos móbiles), destronando hace cinco años al sistema operativo de Palm y haciendo que los aparatos de ésta adoptaran Windows Mobile® como su sistema operativo.

En ese mismo tenor, Microsoft ha hecho que su plataforma de recursos para manejo de información “de negocios”: Office®, se convierta en el estándar desde la década de los 90s. Son muy pocas las empresas donde Word®, Powerpoint® y Excel® no son la norma.

El liderazgo de Microsoft en éstos dos terrenos sigue siendo indiscutible.

 

¿Qué pasó en los nuevos campos?

En el entendido de la capacidad de desarrollo técnico de Microsoft; un escenario natural de sus negocios es el que incluye a diferentes tipos de software, tales como juegos y consolas de video, programas de protección antivirus y los desarrollos de soluciones para internet.

XBox 360En el primer caso, la incursión de Microsoft fue correcta. Partiendo de su impresionante plataforma de videojuegos para PC, en los cuales llegó inclusive a comercializar hardware en forma de controles de juegos; la empresa desarrolló la consola X-Box®. Los usuarios de X-Box® han agradecido siempre su calidad de gráficos, su memoria virtual y su capacidad para jugar “en vivo” con otros participantes en linea.

Sin embargo, recientemente X-Box® ha  sufrido el embate del antiguo (y primer) líder del mercado: Nintendo.

Con su popular consola de juegos: Wii®, Nintendo ha recuperado su posición,  basándose sobre todo en nuevos (e insospechados) clientes y logrando vender una experiencia de juego que puede ser compartida “en familia”. Wii® puede ser también jugado en línea.

El caso X-Box® / Wii® refleja lo recalcitrantemente paradigmático que Microsoft puede llegar a ser. Microsoft cuenta con un excelente equipo de ingeniería que ha desarrollado plataformas de juegos con inmejorable calidad de video; sin embargo, Microsoft no ha logrado desarrollar ni obviamente vender al público, la experiencia de juego de Wii®.

Sería muy interesante tener acceso a los estudios de mercado que Microsoft hizo, los cuales le indicaron que los clientes no necesitaban los controles virtuales o poder “integrar a la familia en los juegos”.

El caso de los programas de protección y antivirus es emblemático.  Microsoft ha sido la plataforma operativa más sujeta a ataques y por ende que más desarrollo ha tenido en seguridad. Todo usuario de Windows® lo ha vivido: incesantes actualizaciones y “parches” para mantener continuamente protegida la PC, aunado a sistemas de seguridad que rayan en ocasiones en la paranoia. Windows Vista® ha llegado al extremo de tener un draconiano sistema de avisos y permisos para muchas de sus operaciones.

En este contexto y dada la obvia experiencia de Microsoft en el campo de la seguridad,  es muy extraño que nunca hayan desarrollado ni comercializado sistemas de protección antivirus. McAfee y Symantec se disputan el liderazgo, dejando a Microsoft como un mero usuario “obligado” de sus soluciones.

Muchos de los usuarios de Windows® se han preguntado en varias ocasiones por qué Microsoft no cuenta con soluciones antivirus propias.

Aunque hasta el momento hemos analizado diferentes aspectos de los éxitos y no éxitos de Microsoft, el área de negocios en dónde se ha convertido en un verdadero perdedor es seguramente la más importante: Internet.

 

Un gigante vencido en su terreno.

No cabe duda que Microsoft le dio un importante impulso al desarrollo público de la internet. Casi se puede decir que gran parte de las aplicaciones y soluciones de internet en la década de los 90s se deben a Microsoft. El gigante hizo posible que un gran número de personas tuvieran acceso de manera integrada a los servicios de la red de redes y sin duda es el responsable del crecimiento más grande de usuarios de ésta.

Microsoft no se tocó el corazón al momento de entregar de manera gratuita e incluida, su navegador Windows Internet Explorer® (IE), causando a largo plazo la muerte de su archirrival Netscape. De nada sirvieron las demandas y los juicios entablados por prácticas monopólicas; IE logró en un punto convertirse en el navegador que más gente prefería para viajar por la web.

Pero una vez más, Microsoft® comenzó a sumergirse (¿hundirse?) en sus paradigmas. Numerosos problemas de seguridad, una muy poca flexibilidad y la aparición de navegadores más orientados a las necesidades del cliente, más flexibles (precisamente), atractivos y multi-plataforma (Windows® – Apple – Linux); han hecho que en un universo de usuarios cada vez más conocedores, Firefox®, Safari® (el nuevo) u Ópera®, sean más solicitados.

Algunos usuarios “geeks” y reaccionarios justifican su preferencia claramente por “cualquier cosa que no sea de Microsoft“.

Los problemas más grandes para Microsoft en internet, surgieron con la aparición de la llamada Web 2.0.

Es muy curioso observar como la empresa nunca previó en la práctica la necesidad de desarrollar soluciones dirigidas a lo que la gente buscaba, no soluciones dirigidas a sus productos.

Microsoft NetworkNo obstante la existencia del grupo de soluciones conocidas como Microsoft Network (MSN), la empresa de Seattle se ha quedado a la zaga en todo lo que se refiere a “gente común” haciéndose cargo de la web.

Así, somos testigos del éxito del sistema de comercialización de medios en línea de Apple: iTunes y su solución portátil iPod. Microsoft no se ha caracterizado por el éxito rotundo de algún sistema de comercialización de medios, siendo Windows Media una tibia alternativa para la adquisición de música y video. El lanzamiento de su Zune® ha dejado mucho que desear y no son pocos los analistas que se preguntan ¿en qué estaba pensando Microsoft?

La web 2.0 es un ambiente de vida e interelación personal en el mundo moderno. La gente se comunica, convive, se conoce y sobre todo hace negocios.

Web 2.0

© Markus Argenmeier

En éste contexto Microsoft se ha quedado verdaderamente fuera de la jugada. Desarrollos “sociales” como MySpace, YouTube, EBay y Flickr son claros ejemplos de éxito comercial y de popularidad, en los que Microsoft ha permanecido al margen. De nuevo, Microsoft no ha sido capaz de pensar en las necesidades e inquietudes de la gente, sino en cómo hacer que la gente se acerque a su productos.

Hoy por hoy, Microsoft es virtualmente inexistente al hablar de manera seria de desarrollo de sitios web, páginas en wiki, blogs, podcasts, aplicaciones para hosting y su administración o teleconferencias.

Todo lo anterior sin embargo, no es lo peor.

El internet moderno ha hecho que éstas relaciones se conviertan en negocios. Verdaderos negocios multimillonarios. Aquí es donde Microsoft pierde… y donde más duele.

 

Perder donde está el dinero.

Es indudable el papel que internet tiene ya dentro de la economía global y el que evidentemente seguirá teniendo. Hoy en día no se puede hablar solamente de “servicios de conexión” o de búsqueda de datos; ni de colocar información en la red solamente por colocarla.

El mundo actual de los negocios se basa en una internet que genera dinero, que genera riqueza.

Y es éste contexto el campeón ha sido Google. Como ya lo comentamos AQUÍ, Google ha logrado consolidarse como una empresa visionaria que ha generado multimillonarias ganancia a partir de soluciones enfocadas a lo que el usuario necesita de internet. En el camino, obviamente ha logrado establecer una excelente plataforma de comercialización de espacios publicitarios que al final del día es lo que le da sus ganancia y rentabilidad.

Microsoft lo ha intentado. Sin embargo el gigante no ha logrado generar un negocio rentable a partir de internet. Su compra de HotMail y sus recursos, tenía por objeto incursionar de manera acelerada en la Web 2.0; hoy en día plataformas como MySpace (hoy de Rupert Murdoch) se llevan la atención de la gente.

Microsoft lo sabe, lo vive; obviamente no le gusta.

Hablando de forma concreta, el negocio mayor en internet se basa en la venta de espacios publicitarios. Aquí es donde Google es el rival a vencer y de eso se trata la tentativa de compra de Yahoo!

Yahoo! es segunda en comparación con Google; sin embargo Yahoo! no es igual a Google. A ésta última le sobran recursos humanos y tecnológicos de los que carece la primera como es el caso de la geo-navegación o los sistemas de organización de datos.

Microsoft hace entonces una apuesta muy simple: “Tenemos la tecnología, los ingenieros y ustedes el know-how de cómo vivir y vender en internet”. ¿Qué puede fallar?

Pero el problema no es tan simple. Yahoo! es una empresa en problemas. Poco antes de la OPA de Microsoft, Yahoo! pensaba en eliminar cerca de 8,000 puestos de trabajo para sanear sus finanzas. Yahoo! no marcha bien; de hecho lo mejor que le ha sucedido en meses a su accionistas ha sido la oferta del gigante, ya que su valor accionario ha saltado en cerca del 50%.

Microsoft sabe que se está quedando sin una gran rebanada del pastel de negocios en línea. Su oferta por Yahoo! se lee en muchos lugares como una medida desesperada. Seguramente lo es.

 

¿Cómo terminará esta historia?

Primero que nada hay que aclarar una cosa: Yahoo! no está en venta, por lo menos no por el momento.

En todos los casos en los que existe una OPA, las empresas amenazadas suelen buscar o acepar a un “caballero blanco”, que los rescate de la compra hostil. Esto es, se acepta que se será comprado de una forma u otra y la empresa prefiere”escoger” quién la comprará.

 

White knight

¿Quiénes son los probables caballeros blancos?

Hasta el momento se ha hablado de Google. Seguramente por su capacidad económica y por ser negocios tan afines, ésta empresa sería un buen candidato para “salvar” a Yahoo! de Microsoft.

Surgen dos preguntas: ¿La ley permitirá una fusión de empresas que crearía un dominio cuasi monopólico en internet? y ¿Google estaría dispuesta a pagar más de los $44,ooo M de USD por Yahoo!?

El segundo candidato es el mismo Rupert Murdoch, quien ve en Yahoo! una oportunidad para redondear y hacer sinergias en su imperio de medios; pero no son pocos los analistas que ven esta posibilidad como poco factible. Aún para Murdoch, $44,000 M de USD es mucho precio por Yahoo!

Si tuviéramos que establecer un pronóstico, nos aventuraríamos a decir que Yahoo! terminará aceptando a Microsoft.

Yahoo! dejo claro desde un inicio que la oferta le parecía “muy baja”, así que seguramente una mejora de precio le haría ceder. Como suele ocurrir en muchas OPAs, el Consejo de Administración y varios accionistas pudieran dividirse y comenzar a  vender, lo que desataría la compra final.

Pase lo que pase, es claro que estamos viviendo un momento crucial en la historia de la informática y las comunicaciones, donde sólo sobrevivirán las empresas que logren estar en la preferencia de los usuarios a través de servicios y valor agregado.

Para Microsoft éste es un momento decisivo en su futuro. El gigante está apostando por una fusión que le dé el “músculo” necesario para enfrentar el panorama futuro de internet. Hoy en día está perdiendo terreno.

¿Será Yahoo! el remedio que el gigante necesita para poder moverse hacia adelante?

Seguramente lo sabremos con el tiempo; no mucho, por cierto.

 

This entry was posted in Alta Dirección, Casos de Estudio, Mercadotecnia, Tecnología and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply