Reflexionando sobre Monopsonios y la salud.

El Dr. Gustavo Hernández Verde, Director Científico de la AMIIF, escribe en su blog un muy interesante artículo sobre Monopolios (concentración de opciones comerciales en un solo proveedor) y Monopsonios (concentración de las compras en un sólo cliente, por el cual deben competir  varios proveedores).

Como experto que es, el Dr. Hernández Verde hace referencia especialmente a la Comisión Negociadora de Precios que hoy se encarga de dictaminar y establecer un precio único de compra para los insumos del Sector Salud en México; esto es, IMSS, ISSSTE, Defensa Nacional, Marina, etc.

Lea el artículo del Dr. Gustavo Hernández haciendo clic en el banner ABAJO.

·

Botica

El problema más grande de los monopsonios, es que a la larga (o no tan larga) perjudican negativamente el valor del mercado ya que fuerzan el valor de productos y servicios a la baja. Como consecuencia, las repercusiones económicas en las empresas proveedoras (como su capacidad de mantener o genera empleos) son negativas.

Poniéndolo de este modo; en el campo de la salud, el mantenimiento de cierto nivel de precio (y margen ) se traduce en la capacidad de la empresa de mantener inversiones y crear más empleos.

Suponiendo que alguna parte del canal (como un distribuidor o una cadena de farmacias) se inconformara por el precio de un medicamento, este podría argumentar que la “Empresa A” es capaz de vender al Gobierno al 30% (o menos) del precio al que les vende a ellos. De la misma manera, organizaciones de clientes (pacientes o consumidores) pueden argumentar (como ya sucede), que los márgenes de algunas empresas son “excesivos”.

Ante este escenario, los precios pueden venirse abajo, pero no por la oferta o la demanda; sino por una manipulación “perversa” que un monopsonio (el gobierno) realiza sobre los proveedores.

15609-39dgEn el momento en que las empresas proveedoras comiencen a tener menos incentivos económicos, la calidad de sus productos puede verse comprometida.

·

¿Se puede optar por no competir?

Lamentablemente eso es lo que ya sucede. Las empresas más importantes y que investigan, desarrollan y comercializan productos de vanguardia y calidad, están -desde hace tiempo- optando por no participar en licitaciones públicas. Una de las razones más importantes: Los precios de “competencia” son en muchas ocasiones iguales o inferiores a los costos de producción. La conclusión: El abasto de insumos comienza a quedar en manos de proveedores de la menor calidad.

Y al final viene lo peor, cuando un monopsonio se encuentra en manos del Gobierno, podemos inferir que éste está interviniendo directamente en las decisiones sobre margen y negocio de las empresas privadas, con las consecuentes afectaciones tanto en la calidad de los productos y servicios comprados, como en la capacidad de la empresa para superarse y crecer adecuadamente.

El monopsomio gubernamental se traduce así, en una forma de intervencionismo y tal vez de discriminación.

·

This entry was posted in Alta Dirección, Opinión, Planeac. Estratégica, Salud, Ventas and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Reflexionando sobre Monopsonios y la salud.

  1. Gustavo Hernández Verde says:

    Pues como parte de la sociedad, este es el tipo de “ruido” que propongo que hagamos todos los que tenemos los medios para escribir y que nos lean. No creo que alguien le entre seriamente hasta que la sociedad ponga tal presión que sea un tema de la agenda nacional. Hagamos ruido, reflexionemos el tema, busquemos a los expertos y quizá un día nos acordaremos que fuimos los primeros en hablar del tema. Saludos.

Leave a Reply