Aprender del León. Dos notas sobre Ted Kennedy.

Kennedy 2

Sen. Edward Kennedy. Photo: www1.cw56.com

——————————————————————————————————————–

Ya hemos aclarado antes que en este blog no se tocan temas de política por sí misma. (El día que lo hagamos perderemos lectores… seguramente).

Sin embargo, la muerte del Senador Edward Kennedy (el León del Senado) no deja de hacernos reflexionar sobre un ámbito del que se habla poco en México: El Servicio Público.

Se habla sí de “servidores públicos” como un eufemismo para “Burócratas” evitando con esto lo peyorativo que en México tiene el término; pero la filosofía misma del Servicio Público y su vocación, nos son ajenas.

En estos días, he leído dos piezas sobre Ted Kennedy; las dos muy buenas, creo yo. Honestamente pienso que debería haber habido otras, pero a Kennedy lo vemos lejano. Lejano geográficamente y lejano culturalmente.

  • La primera, de Jesús Silva-Herzog Márquez titulada Eficacia y Convicción, en la cual analiza el valor de Kennedy como un eficaz tejedor de acuerdos y constructor de leyes. Pueden leerla AQUÍ.
  • La segunda, de León Krauze: Virtuoso de la Reelección, donde habla -evidentemente- de las bondades que la reelección legislativa brinda a un sistema, que permite la formación de verdaderos hombres y mujeres de estado como Kennedy. Puede leerla en MILENIO AQUÍ.

Además de un apunte de Carlos Fuentes en REFORMA, quien lo trató personalmente, no he leído algo más que valga la pena.

Y es que lo que haga o deje de hacer un Senador de (líbrenos Dios!) los Estados Unidos, nos es ajeno… vaya, nos debe ser ajeno. De la misma manera que durante años nos parecieron ajenas las prácticas de negocios de nuestros vecinos del norte o ultramar.

Hoy es distinto. En cualquier MBA se aprende (en inglés) a valorar y estudiar los casos y las decisiones de experimentados CEOs de empresas estadounidenses y europeas.

En política no es así. ¿Por qué habríamos de aprender algo si somos tan diferentes? se preguntarán nuestros políticos. Bien, pues por una razón: por la eficacia de aquellos frente al ostracismo e ineficiencia de los nuestros.

Para los mexicanos es difícil de entender un fenómeno como Ted Kennedy (dicho en ambos sentidos…).

Primeramente por que -como mencionamos- no existe la vocación del servicio público. Los políticos en México buscan poder, no servir al país. Kennedy venía de una influyente familia sí; pero cultivó su poder. El propio.

En segundo lugar por que como se ha comentado en otras ocasiones, en México se busca ser político (congresista en este caso) para hacerse rico. Kennedy ya era rico. No necesitaría el dinero proveniente de descontroladas y oscurasdietas” para enriquecerse.

Con más de 40 años de servir en el senado, participó en más de 2,500 leyes, de las cuales él personalmente fue autor de más de 300; es decir, él escribió seis leyes por cada año que sirvió en el Senado.

¿Quién de nuestros legisladores será alguna vez como él?

Citando a uno de los lectores de Siva-Herzog Márquez:

¡Que diferente se ve un León cuando acostumbras ver gatitos!

This entry was posted in Alta Dirección, Opinión and tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Aprender del León. Dos notas sobre Ted Kennedy.

  1. Oscar (Ex-A-Tec) says:

    Nota: mensaje sin acentos]

    Xavier escribio:
    “Para los mexicanos es difícil de entender un fenómeno como Ted Kennedy (dicho en ambos sentidos…). Primeramente por que -como mencionamos- no existe la vocación del servicio público. Los políticos en México buscan poder, no servir al país”

    Que tal Xavier,

    Con respecto a tus comentarios me gustaria darte una opinion:

    1.
    Durante todo el tiempo que vivi en Mexico llegue a conocer a varios politicos con conviccion en su profesion, el servicio publico y sin afanes de poder. Si los hay y va creciendo en numeros, asi que por favor no generalices.

    2.
    He tenido la oportunidad de vivir en Boston por algunos años y eso me permitio conocer mas acerca de la familia Kennedy. Sin duda hay cosas que admirarles, pero como toda familia poderosa (economica y politicamente), tienen muchas controversias que no son la envidia de politicos y quizas no sean conocidas en Mexico (ni fuera del Estado de Massachusetts por ejemplo). Por lo tanto, Ted Kennedy tiene cosas dignas de recalcar, pero no es un personaje para poner en un pedestal como tu articulo lo sugiere

    3.
    Despues de vivir fuera de Mexico y visitar varios paises tanto por trabajo como por placer he aprendido dos cosas:

    a) que a pesar de los problemas de mi pais y de que muchas veces no se note, ha habido un progreso enorme en el ambiente politico, tanto Presidencia, Congreso y Gobiernos Estatales. No es perfecto y le falta mucho, pero no por eso quiere decir que este estancado y que este peor que en el pasado.

    b) que la clase politica esta hecha de diferente madera asi que corrupcion, hambre de poder, abuso y demas cochinadas existen en cualquier pais del Mundo (Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Japon, etc.) no solo en Mexico.

    Muchos saludos,

    Oscar

Leave a Reply