Sobre Obesidad y Cultura

La obesidad infantil (y del adulto) es ya considerada como una emergencia epidemiológica en México. El encontrar y analizar las causas de fondo, más allá de sólo buscar culpables, es fundamental para poder garantizar un éxito en los planes para el combate de esta enfermedad.

·

Recientemente se ha tocado, el tema de la gran incidencia y prevalencia de obesidad infantil en nuestro país.

Con bastante razón, se ha culpado del problema a la dieta y productos que nuestros niños consumen mientras asisten a las escuelas.

La discusión ha llegado a tomar sin embargo, algunos tintes poco objetivos (no diremos facciosos), al culpar exclusivamente a los llamados “alimentos chatarra” los cuales se consumen durante los recreos escolares y que se encuentran a la venta en las “tienditas” y cooperativas escolares.

El afán (sí) de encontrar culpables de la afección a la salud a los niños mexicanos, entre la industria alimentaria trasnacional (y nacional) y hacerles pagar por ello,  nos ha hecho perder de vista un componente fundamental del problema: Nuestra cultura alimentaria familiar básica.

········ FOTO: La Crónica ········

Recientemente el Dr. Agustín Lara Esqueda, del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud, ha dado a conocer una importante encuesta que demuestra tres hechos incontrovertibles:

  1. Más del 50% de los alimentos que se expenden en las tiendas y cooperativas escolares son de origen “casero” producidos o cocinados in situ por los mismos maestros o autoridades del plantel. La característica fundamental de estos productos: son fritos en aceite.
  2. La mayor parte de los niños en edad escolar se encuentran sobrealimentados (en términos calóricos) por la rutina alimentaria de la familia y las actividades del día.
  3. La cantidad de ejercicio y actividad física que los niños realizan en la escuela, no alcanza las expectativas mínimas de los objetivos de la SEP.

La conclusión es clara: los “alimentos chatarra” juegan un papel importante en la generación de obesidad en los niños, sí; la cultura de lo que comemos en familia y como lo comemos… también.

Aunque solemos dar por hecho que nuestro ambiente familiar es intrínsicamente seguro y que las tradiciones mexicanas (tan “nuestras”) están libres de todo pecado, es importante hacer notar algunas peculiaridades que seguramente influyen en la obesidad de nuestra población.

  • El abandono temprano de la lactancia materna, a cambio de una fórmula láctea que seguramente es endulzada con miel de maíz en el biberón.
  • La abundante ingesta de atoles como sustituto de la leche, desde la primera infancia.
  • La ingesta rutinaria de refrescos, ojo: no sólo en la escuela, sino como bebida de uso común en casa.
  • La rutinaria saborización de la leche con aditivos como el chocolate (y la dosis concomitante de azúcar).
  • La combinación de diversos carbohidratos en tamales, tortas, tacos y otros platillos elaborados a base de harinas refinadas. Muchos niños asisten a la escuela habiendo desayunado una torta de tamal, la cual se puede comprar… afuera de la escuela.
  • La escasez y desprecio de nuestra cultura hacia la ingesta de verduras y frutas.
  • La ausencia casi total de pescado en la dieta de la población en México.

FOTO: Chicagoreader.com

Estas y otras muchas costumbres alimentarias están muy seguramente contribuyendo a la obesidad en México, tanto en niños como en adultos.

Sin embargo, esta ha sido una parte importante de la ecuación que no se ha querido ver de forma objetiva y en algunos casos se ha soslayado intencionalmente.

Como ya lo hemos comentado, muchos actores (algunos con voces políticas) quieren a toda costa encontrar culpables entre la industria de alimentos y botanas.

Ciertamente que la industria alimentaria tiene una importante tarea que cumplir con el fin de coadyuvar a detener este problema; sin embargo, se requiere un cambio cultural y de hábitos (usos y costumbres) profundo, si realmente queremos resolverle desde su verdadera raíz.

Para la Dra. Olga Georgina Martínez Montañez, epidemióloga, experta en salud pública  y escritora en su blog Hygia ; el problema cultural es muy complejo (por lo menos, más de lo que yo observo):

“Cultura o transculturización? Facilidad o economía? Videojuego, tele o parque de diversiones? Seguridad, oferta de alimentos…”

“Hay factores sociales y económicos, el riesgo de obesidad aumenta a menor escolaridad y menor nivel socioeconómico…”

El problema no es fácil y para demostrarlo basten algunas preguntas:

  • Si se “legisla” una prohibición al consumo (total, parcial o modificado) de “alimentos chatarra” en las escuelas, ¿esto incluirá las fritangas que se venden en las escuelas?
  • ¿Quién y cómo establecerá la norma para calificar a un alimento como “chatarra”?
  • ¿Cómo se promoverá una alimentación sana y ordenada con familias de madres trabajadoras con tiempo escaso para alimentar a sus hijos?
  • ¿Como cambiaremos la costumbre de endulzar la leche o de ofrecer atole a los niños como sustituto de esta?
  • ¿Como educar en el bajo consumo de refrescos (en la escuela y la casa) si son más baratos que la leche?
  • ¿Existirá una forma económica y viable de proveer (y enseñar a consumir) pescado a la población mexicana?

En una próxima entrega hablaremos sobre los hábitos de actividad física.

This entry was posted in Opinión, Salud and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

12 Responses to Sobre Obesidad y Cultura

  1. Moonwarden says:

    Tu post es muy acertado, en verdad se tiende a freir todo y a sobre endulzar cualquier cosa conozco personas que al no tener refresco o saborizantes para el agua le echan 2 cucharadas grandes de azucar por que afirman que el agua sola les da asco

  2. clausgr says:

    ¿Quién clasifica a los alimentos como chatarra?

    En ningún caso, se puede clasificar un alimento como chatarra, quizás como superfluo jajajaja

    No tiene nada de malo consumir una bolsa de papas fritas o tomar 250 ml de refresco, es decir, ¡un vaso!

    El gran lío son las cantidades, ¿es posible que una familia de 4 consuma 3 litros de refresco en la comida?

    Sí es posible, lamentablemente y ese consumo excesivo de refresco se refleja en el cuerpo de los consumidores

    100g de palomitas, eso te venden en Europa en el cine, a uno de mis hijos le dió el ataque, ¿eso es todo? y para colmo eran caramelizadas, en lugar de saladas, aqui te venden una cubeta, enorme de palomitas y todavía te ofrecen ¡refill! ¿están locos? te la vuelven a llenar… ayyyyyyy

    Hay una campaña que se llama 5 x día y consiste en contar cuántas frutas y verduras ha consumido uno, en las tres comidas fuertes y las dos ligeras que algunos hacen durante el día

    Desayuno, lunch, comida, tentenpie en la tarde y cena

    Sí, eso también, ¿comer todo el santo día? para algunos es una obligación que no perdonan

    Fijarnos en las cantidades y las combinaciones que hacemos, es tarea de todos, no solo de la SEP

  3. Iconoclasta says:

    El problema, como muchos que se presentan en nuestra sociedad, tiene diferentes causas, para entenderlas se debe conocer la realidad de nuestra sociedad, vivirla, porque es muy diferente a lo que se ve en los libros o en las charlas de café de directivos y a la lógica ilógica que se aplica para describirla.

    Un aspecto que determina la mala alimentación de los mexicanos es la pobreza, tanto económica como cultural y educativa.

    La gente come p’a matar el hambre sin pensarle mucho, no para sentirse bien. El azucar y los
    carbohidratos (masa de maíz) son la fuente inmediata de energía al menor precio (los niños lactantes en general no toman fórmula con miel, toman coca cola y gansito! yo lo vi en el hospital infantil de coyacán), el aceite hirviendo es una forma de proceso de esterilización para productos que próximos a caducar son más baratos.

    Por otro lado, el bombardeo televisivo de productos que hace blanco tanto en padres como en niños, que condenan alimentos y ensalsan otros a conveniencia del publicista, haciendo “naco” lo tradicional, o lo “naco” haciéndlo moda.

    Y por último, la desculturización y desarraigo que sufrimos en un país de cultura heterogenea en donde aún se arrastran complejos de los inmigrantes jodidos que llegaron a este país (como pensar que comer carne es de ricos y comer
    verduras es de animales).

  4. Mario Monroy says:

    Sobre los pésimamente llamados alimentos chatarra.
    La causa de obesidad en la población es sin lugar a dudas la falta de activación física.
    La pregunta obligada es: ¿Tus abuelos son obesos?. Muy probablemente el 80% de las respuestas será que no. Y ellos comieron lo mismo que los actuales muchachos escolares.
    Ellos también los alimentaron con atoles y bebidas endulzadas y fritangas. Muy probablemente hasta en mayor cantidad ya que en los cuarentas y cincuentas no existía el temor a engordar (y a las grasas) que existe actualmente.
    La diferencia era que tus antepasados caminaban por la mañana a la escuela, regresaban caminando de la escuela. Se la pasaban jugando en la calle o en las plazas. Corrían, saltaban, jugaban, andaban en bicicleta y caminaban todo el día y todos los días. No había la campaña de activación de 30 minutos diarios sería algo impensable.
    Nuestros hijos ¿Qué hacen?. Pobrecitos, no se vayan a cansar, los llevamos en auto a la escuela y los recogemos.
    De allí a la casa a ver la TV o a jugar videojuegos, la tarea, comida, clases de pintura o en el mejor de los casos de futbol (1 hora). y de regreso a la casa para volver a ver la TV.
    Siempre se busca un culpable que venga de fuera….por que es más fácil.
    Son los alimentos chatarra……….los azúcares………las grasas………
    Nunca nos veremos al espejo y diremos, soy YO el culpable.
    Nada tiene que ver la pobreza o la cultura o la transculturización.
    La ecuación es bién sencilla, si comes más calorías de las que gastas, serás obeso.
    Y sí, se puede ser obeso comiendo sólamente comida “saludable”.
    También se pueden tener enfermedades causadas por deficiencias con dietas “vegetarianas”
    No existen alimentos buenos ni malos. Existen malas combinaciones. La nula variedad hace precisamente la obesidad.
    Tampoco hay que dejar que otros me digan qué tengo y qué no tengo que comer, después me dirán dónde hacerlo y cuánto.

  5. Miguel says:

    En Venezuela pasa mucho que la mayoría de los alimentos están repletos de aceites de hace mucho tiempo, vuelven y vuelven a cocinar los alimentos con los mismos aceites, la comida rápida es barata, es de bajo costo y eso hace que muchas personas coman allí, así mismo si estas en un lugar de trabajo, llega la hora del almuerzo y no llevaste almuerzo ese día o es que no te gusta cocinar lo primero que las personas hacen es ir corriendo a comprar estas comidas. Es un vicio una adicción a estas comidas que le hacen un total daño a nuestro organismo.

    Pero ciertamente estas en lo correcto, la educación es muy importante y sobre todo la educación a los niños desde sus primero meses de nacido, dándoles comidas que los enriquescan de verdad como por ejemplo que la madre le de leche materna, igualmente a las familias Madres Padres hay que educarlos en crear habitos alimenticios que ayuden al buen crecimiento de los pequeños de la casa y de ellos mismo para que tengan una mejor condición fisica y un mejor desempeño en sus labores diarias, mucha gente no sabe, no conoce que son los Carbohidratos, cuales son los alimentos que más tienen azucar, y los que hacen un daño tremendo a nuestro cuerpo.
    Pero si se puede, si podemos crear un futuro de personas con buenos habitos alimenticios.
    Podemos lograr un mundo mejor donde vivir con personas sanas y fuertes.
    Pero como tu lo expones es un tema también de debates y de ideas, de respuestas buenas y satisfactorias para todos.
    Crear conciencia de donde estamos en este momento y donde queremos llegar.
    Tenemos que tener una buena nutrición.

    Saludos.

  6. Lety Jimenez says:

    De acuerdo, efectivamente un bebé que no es amamantado tiene mas tendencia a la obesidad (hay estudios que lo demuestran), además de que muchas veces esos biberones se “rellenan” con cereales, azucar, chocolates en polvo, y hasy quien muele comida y se las pone en el biberón! O.o yo quisiera saber las tasas de lactancia materna en nuestro país, y es una parte del probelma.

    También, cierto que antes comiamos de todo, cierto que saliemso mas a jugar, caminabamos mas, pero tambin, la comida era menos industrializada, las palomitas de maíz no eran de microondas, no habia tantos alimetnos llenos de glutamato monosodico, no habia “mi arroz” lleno de quimicos que ya ni jitomate se le echa al arroz, ni “cubitos” de ajo y cebolla industrialziado, ni “guten” listo para hacerse.

    Se supone que a estas alturas y para este siglo debemos tener cierta “calidad de vida”, en serio la tenemos? es calidad de vida trabajar 10 o 12 horas, para comprar objetos y deberlos y querer el ultimo gadget de moda que será obsoleto en 15 dias? y pagar cosas que tal vez viviríamos mejor sin ellas?, para encargar a nuestros hijos todo el dia, y solo verlos un par de horas o dormidos? y luego nos quejamos de que cuando son adolescentes no nos hacen caso, si no nos conocen! las mujeres nos liberamos de las tareas del hogar para que? (ojo, no hablo de que no sea bueno que las mujeres trabajemos, pero se pueden buscar condiciones mas amigables para SER, no para tener, ?)

    tal vez tambin sea bueno ver un poquito, si vamso a donde queremos, o si simplemente nos esta lelvando la corriente.

    un saludo, comparti en fb tu post
    @criandocreando

  7. PKMZ says:

    Creo que es muy acertado la información que nos compartes, la raíz del problema de la obesidad en México es la falta de educación en cuanto a la alimentación saludable, la cual comienza desde el hogar de los niños, puesto que muchas veces se olvidan de lo verdaderamente saludable y procuran alimentos faciles de cocinar para los niños sin realmente estar conscientes del daño que les hacen este tipo de alimentos, ahora como puedes hacer entender a generaciones de gente de bajos recursos que los tamales, latortas de tamal , las frituras deben ser esporadicas y no rutinarias si casi siempre es lo unico que les alcanza para comprar maceca para el atole, para las tortillas, para los frijoles y tan tan creo que hay dos factores muy importantes la falta de recursos para comprar los alimentos sanos y la cultura de en vez de comprar refrescos gaseosos tomar aguas de sabores pero ahi esta el problema como hacen aguas de sabores sin una licuadore lo cual nos lleva a un circulo vicioso con dos vertientes la falta de dinero y la educacion sobre alimentacion sana en la cultura mexicana

  8. Kuruni says:

    Estoy de acuerdo con eso de no buscar culpables… pero al luego luego decir que si las fritangas hacen esto, o que si el azucar dana, pues tambien estamos senalando culpables!

    Yo le voy al balance, digo cada metabolismo es distinto y no hay verdades universales. Pero, en general, si consumes energia y no la gastas la vas a almacenar como grasa. Las comidas industrializadas si tienen muchas calor’ias pero VIENE EN LA ETIQUETA!! Y consumirlas es lo mas facil.

    Digo, siendo totalmente sinceros ya no hay mamás que vayan al mercado, compren todo fresco y se la pasen todo el d’ia en la cocina, haciendo lunch para los que trabajan y etc. Y -obvio- no es factible (ni justo) que las metamos a la cocina a fuerzas otra vez. A lo que me refiero es: si la sociedad se adapta a lo más cómodo (como comprar un paquetito para microondas) hay que buscar formas para adaptar nuestro gasto calorico a nuestro estilo de vida.

    En algunos lados sigue siendo seguro salir “al exterior” caminar, hay otros que preferir’an ir al gimnasio, etc. Lo importante es encontrar algo que se adapte a cada persona, sin buscar soluciones ni culpables absolutos. (Como ejemplo, recuerdo que alguna vez vi la historia de un chavito que perdio treinta kilos jugando a un videojuego donde bailas).

  9. Si un niño va a la cooperativa escolar es porque sus padres le dan el dinero y probablemente ni haya desayunado. El niño que no lleva dinero de casa no come más lo que lleve en la lonchera. ¿Y qué tal anda el contenido de las loncheras?

    Empieza en casa y el hecho de que una mamá trabaje no quiere decir que no pueda:
    1. Procurar un buen desayuno cada mañana.
    2. Enviar una lonchera balanceada, con agua natural, fruta y alimentos bajos en grasa.
    3. Fomentar que sus hijos tomen agua, natural, suficiente y a todas horas, no hay más (ni refrescos, ni agua de sabores, etc).
    4. Inculcar una actividad física en casa o que sus hijos practiquen formalmente un deporte. Incluso en muchos colegios estas actividades dan la oportunidad de pasar por los hijos una hora más tarde.
    5. Que les enseñe la importancia de una buena alimentación: balanceada y variada.

    En ningún momento hablo de reprimir comida chatarra, refrescos o bebidas poco saludables ni de quitar por completo videojuegos o actividades estáticas.

    Y ojo, esos hábitos (y otros) comienzan desde la ablactación pues en la medida en que se introducen los alimentos distintos a la leche, se comienza a inculcar el gusto y la aceptación de diferentes tipos de alimentos valiosos nutricionalmente. No esperen a que sus hijos estén “grandecitos” para inculcarles hábitos (y valores… y demás).

  10. Kuruni says:

    En respuesta al comentario anterior, yo creo que no nada mas es responsabilidad de la madre. :)

  11. Carlos E. says:

    la verdad coincido con que la mala alimentación (y hablo de la pobre calidad nutritiva de algunos alimentos) acompañado de la falta de ejercicio físico causado muchas veces por factores sociales y del medio que nos rodea, el cambio que ha existido en la forma en que juegan nuestros hijos, muchas veces prefieren jugar playstation en la casa que jugar con sus amigos en el parque, la inseguridad creciente en las calles entre muchos otros factores, son la causa de la obesidad en adultos y niños, y la mayor de todas, la falta de información y cultura física y dietética de nuestros padres. Es por eso que recomiendo informarse, leer temas al respecto, que aunque no seamos médicos, estamos en la obligación de mejorar nuestra salud y calidad de vida. Infórmese http://sobrelaobesidad.blogspot.com/
    Gracias

  12. Ana Rocio Rodriguez Garcia says:

    Buenos dias yo creo que la obesidad es un
    grave tema de salud, del que deberiamos estar mas informados por que puede provocar diferentes enfermedades del corazon, presion alterial alta y diabetes entre otras. Si llevaramos estilos de vida mas saludables habria menos obesidad y hay que educar a los niños para que aprender a comer bien y sanamente. Desgraciadamente en nuestro paìs hay un alto indice de obesidad y debemos hacer algo para evitar que se convierta en un problema mayor.

Leave a Reply