Venta de Antibióticos sólo con Receta. Un Arranque poco claro.

Desde hace incontables años, las dispensación de medicamentos en México ha sido desordenada y hasta anárquica.

Con la puesta en marcha de un control (“acordado”) sobre los antibióticos, surgen ahora nuevas complicaciones que no se previeron y que pudieran llegar a ocasionar problemas muy serios a los pacientes.

El pasado 25 de Agosto se dio el primer paso de lo que debería ser una política correcta de la venta y dispensación de medicamentos en México.

A partir de esa fecha, se hace cumplir el artículo 226 de la Ley General de Salud… aunque de manera parcial. Según la ley, todos los medicamentos contemplados en la Fracción IV de este artículo debieran ser comercializados sólo con receta. Pues en esta ocasión y bajo reglas especiales, la ley se hace cumplir sólo para los antibióticos.

Ya hemos comentado con anterioridad sobre la necesidad de un control en la venta y dispensación de medicamentos. Particularmente en el caso de los antibióticos, fuimos los primeros en dar a conocer como el abuso de éstos (y la mala atención médica) estaba propiciando una mortalidad arriba de lo común en la pasada epidemia de H1N1 en México.

Puede leer nuestra nota del 4 de mayo de 2009, haciendo clic AQUÍ.

Por ello, la medida nos parece de principio correcta y plausible; sin embargo, existen consideraciones que en la práctica están propiciando confusión y molestia entre los pacientes, así como seguramente errores en la implementación de la misma. Veamos.

·

Una COFEPRIS con poca capacidad de verificación ¿puede verificar lo que nunca ha verificado?

Y no lo decimos nosotros. Una de las razones principales por la que existen en México mercado negro de medicamentos robados, falsificados o muestras médicas, es la poca capacidad humana que COFEPRIS tiene para verificar y sancionar.

¿Como entonces se verificará el buen funcionamiento de más de 25,000 farmacias en México?

¿Cuáles serán las sanciones por no cumplir con una nueva regla (la ley siempre ha estado allí) mientras se siguen incumpliendo las otras?

Un tema nuevo y sobre el cual se debe de poner especial cuidado, es el de la reciente instalación de de “consultorios médicos” anexos a las farmacias. De este modo, los pacientes que no cuentan con una receta, es decir todos aquellos que acostumbran la autoprescripción, pueden ahora pasar a revisión médica gratuita antes de comprar algún medicamento.

La medida no deja de levantar algunas cejas, sobre todo al cuestionarnos:

  • ¿Son médicos debidamente acreditados con cédula profesional? (No es posible pedir actualización o entrenamiento, como ya hemos escrito AQUÍ).
  • ¿Estos médicos darán una consulta objetiva o “darán gusto” a la “necesidad” de antibióticos del paciente solicitante?
  • ¿En caso de que un paciente NO requiera medicamentos (sólo cuidados generales) el médico se lo dirá abiertamente a éste o entrará en conflicto con su empleador, que a la larga es la farmacia?
  • ¿Los verificadores de COFEPRIS vigilarán a estos médicos con su programa de “paciente fantasma” o sólo lo harán con la dispensación en mostradores? ¿Qué sanciones habrá en estos casos? ¿Para quién? ¿Quién será el árbitro, dado que los verificadores no son médicos?

·

Una lista poco amistosa para su consulta y… con fallas.

Aunque a todos es claro que el Gobierno ama el proverbio que dice: “Para qué hacer alguna cosa simple, si podemos hacerla complicada…”; en el caso de la publicación de la lista de antibióticos sujetos a la venta con receta, la COFEPRIS hace realmente, un mínimo esfuerzo.

En una medida tan importante como ésta, hubiéramos esperado por lo menos, alguna clase de herramienta de búsqueda en línea en el portal de COFEPRIS, con capacidad para entregar resultados en tiempo real en pantalla, para ser consultada desde cualquier punto de venta (o consultorio médico).

En su lugar, la COFEPRIS ha publicado un tedioso documento de 24 páginas el cual ha sido actualizado por lo menos cuatro veces en las pasadas tres semanas. Puede descargar una copia de la actualización (al 31 de Agosto), haciendo clic en la figura a la izquierda.

Realmente no se entiende como una autoridad, en la 2ª década del siglo XXI pretende informar de una medida que ha resultado tan controversial, armado con 24 páginas de un listado que los empleados de farmacias sólo utilizarán en papel; y lo peor, a decir de COFEPRIS, este documento será “dinámico”, es decir, estará sujeto a continuas correcciones y actualizaciones. ¿Como se conocerá de estas actualizaciones? ¿Habrá que tener a alguien en cada farmacia pendiente de revisar este documento diariamente?

Ahora bien, con más de 2,500 presentaciones distintas de antibióticos, es normal que la suspicacia se presente en torno a la veracidad y cuidado con el que fue elaborada y actualizada dicha lista.

El pasado 12 de agosto, un grupo de Epidemiólogos expertos en el tema del uso racional de medicamentos, envió una carta a COFEPRIS en donde daba cuanta de una serie de anormalidades y hallazgos inexplicables en el listado de medicamentos publicado por esta dependencia el 4 de agosto y  ahora sujetos a prescripción.

Entre estos hallazgos se encontraban:

  • La falta de inclusión de algunos antibióticos (inyectables) para uso especializado y hospitalario.
  • La inclusión de antimicóticos, antivirales (que técnicamente no son antibióticos)
  • La inclusión [sólo parcial] de algunos antiparasitarios.
  • La inclusión de algunos antibióticos que se venden en combinación y cuyo uso es cuestionado por las normas internacionales.

La carta no obtuvo respuesta; sin embargo, muchas de estas observaciones se habían “corregido” en la versión actualizada al 20 de Agosto. La terminología, por ejemplo, se ha ajustado a “antibióticos y antimicrobianos”, con lo cual -asumimos- se incluyen antiparasitarios y antivirales…

Puede leer la carta enviada por la la Dra. Anahí Dreser Mancilla, del y otros expertos haciendo clic AQUÍ.

De cualquier manera, La Dra. Anahí Dreser, experta en salud pública y políticas de medicamentos, nos escribe y nos hace ver que aún existen algunos puntos sobre este listado, de los cuales debemos estar alerta:

  1. Moxifloxacina y tigeciclina (antibióticos usados frecuentemente en el medio hospitalario) seguían sin estar en la lista el día 25 de agosto. [Incluyéndose ya en la versión actual].
  2. Itraconazol (antimicótico) sigue en la lista [y con sólo una marca (Zolken®) mientras que Sporanox® no aparece; nota del autor]. Así, no está claro todavía cuáles son los criterios de inclusión o de exclusión utilizados para elaborar este listado.
  3. No es claro qué criterios fueron cambiados para elaborar la lista publicada el 4 de agosto vs. la del 20 de agosto. Por ejemplo, en la primera lista publicada, solo se listaba 1 registro sanitario de metronidazol y 3 de vancomicina. En la nueva lista, hay más de 70 registros sanitarios de metronidazol, y 12 de vancomicina.
  4. En la lista, no se mencionan todas las sustancias activas de aquellos antibióticos en combinaciones fijas comercializados actualmente. Por ejemplo, para el antibiótico Ampigrin®, solo se menciona que contiene ampicilina, cuando en realidad con esa marca se comercializa la combinación ampicilina + dipirona + clorfeniramina + guayacol + lidocaína (¡!). Lo mismo sucede para los antibióticos combinados Zitroflam® y Respicil®.
  5. Es importante señalar que la Organización Mundial de la Salud recomienda que no se permita la comercialización de antibióticos en combinaciones fijas. Si la razón por la cual no se incluyeron en el listado todas las sustancias activas de estos medicamentos es porque en el proceso de solicitud de renovación de registro sanitario se conservó la marca y se cambió su composición a monofármacos (sólo el antibiótico –lo que sería muy positivo), entonces no queda claro por qué actualmente se permite que se vendan en farmacias en forma de combinaciones (se consultaron 3 cadenas de farmacias, 6 de Agosto 2010).

·Un punto interesante que llamó inmediatamente nuestra atención, fue la no inclusión de antibióticos tópicos (gotas para los ojos, ungüentos, etc…).

En su comunicado de prensa, COFEPRIS dice:

El comisionado Lastra aclaró finalmente que esta lista excluye las presentaciones cutáneas, oftálmicas, nasales y óticas, que son una mínima parte del universo total, ya que este tipo de antibióticos no representan mayores riesgos a la salud de los consumidores.

¿Cómo? Si no presentan mayores riesgos ¿por qué es que se encuentran desde hace tiempo catalogados bajo la fracción IV con la leyenda “Su venta requiere receta médica”?

¿Cuando se indexaron sí eran un riesgo (por lo que la ley dice que requieren receta) y ahora no?

¿Están los oftalmólogos, otorrinolaringólogos y dermatólogos de acuerdo con este punto de vista?

·

Cuando COFEPRIS no trabaja considerando a los pacientes.

La solicitud mandatoria de recetas para la venta de medicamentos, ha dejado a muchos pacientes inconformes.

No mencionaremos aquí a los miles de pacientes que están molestos ya que “ahora tendrán que ir a pagara a un médico” cuando antes era la comadre o ellos mismos quienes se autoprescribían medicamentos. Será cuestión de tiempo que la gente entienda que solamente un médico está capacitado para prescribir y que no todos los paciente son iguales… aunque parezcan.

Centro de Salud. Secretaría de Salud, México

Tampoco hablaremos de los políticos y Congresistas (sí, Congresistas) que ya han comenzado a protestar y amenazan con llevar este “acuerdo” (así se le llama en el argot político) a la Corte a fin de que se derogue.

¿Como? !!! Estos Congresistas parecen olvidar que la ley ya existe y que el Congreso la aprobó. ¿Serán ellos quienes promuevan el incumplimiento de la ley?

En este caso hablaremos de los obstáculos que surgen de la aplicación misma de la regla, sin haber pensado en el público.

De acuerdo con opiniones en Twitter, existen actualmente los siguientes problemas.

  1. Pacientes que acuden a una farmacia con una receta expedida por un centro de salud u hospital de la SS (o IMSS o ISSSTE) y a quienes no se las reciben por carecer éstas de la dirección escrita.
  2. Pacientes que en su receta cuentan con varios medicamentos (algunos fracción III) y que requieren de su receta para resurtir los mismos.
  3. Pacientes de la Cruz Roja de Cuernavaca a los que se les retuvo la receta y ahora no pueden solicitar (en la misma Cruz Roja) que se les aplique el medicamento inyectado… por no contar con receta. (vía @Lummiie). Esta caso obviamente no será privativo de la Cruz Roja, sino de todos los sanatorios y clínicas donde “se apliquen inyecciones” previa exhibición de la receta correspondiente.

COFEPRIS ha preparados videos instructivos para farmacias y pacientes, en los cuales se explica detalladamente el proceso de dispensación; sin embargo no se contemplan estos casos.

¿Estará COFEPRIS enterada? ¿Hará algo al respecto?

·

Viendo hacia el futuro.

La nueva práctica de solicitar receta para la venta de antibióticos es -esperamos- tan solo el primer paso hacia una verdadera política de dispensación de medicamentos donde la ley se respete.

Para ello, se requiere de tiempo, recursos humanos (como farmacéuticos [pharmacists] graduados) y recursos materiales como computadoras y sistemas de inventario y control.

La dispensación de medicamentos a granel moderniza y facilita el control.

De la misma forma, es necesario reglamentar y establecer un sistema de dispensación de medicamentos a granel, para que los pacientes recibieran dosis personalizadas y registradas con un control mediante códigos de barras que coincidan con una receta de un médico certificado y actualizado.

Pero lo más importante quizá, es que se requiere voluntad política. Atreverse a tomar el riesgo.

No tenemos mucho tiempo. México ha estado atrás en estos tópicos y cada minuto se avanza en tecnología y buenas prácticas en el mundo, mientras que aquí nos toma meses enteros… el negociar que se cumpla parcialmente la ley.

This entry was posted in Casos de Estudio, Opinión, Salud and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Venta de Antibióticos sólo con Receta. Un Arranque poco claro.

  1. Kuruni says:

    Ay tengo un inmenso choro mareador y tan poco tiempo, lo resumiré: ¡Se los dije! u_u.

    (prometo volver y dejar el choro mareador jiji, saludos :)),

    Nada más algo rápido. Hay que considerar que hay lugares muy remotos dónde se necesitan medicinas pero no hay ni luz eléctrica. ¿Cómo se le haría para tener una farmacia “legal” con computadoras, códigos de barra, y gente especializada?

  2. El problema es uno más y resume las carencias de la Secretaría de Salud y COFEPRIS.

    Pasa lo mismo que con la lista de las pruebas que deben realizarse a los medicamentos genéricos para demostrar bioequivalencia según el “ACUERDO por el que se adiciona y modifica la relación de especialidades farmacéuticas susceptibles de incorporarse al Catálogo de Medicamentos Genéricos Intercambiables” (http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/compi/a110205.html ). En este acuerdo se “explican” los criterios que se emplearon para definir qué tipo de prueba necesitaría cada fármaco. Tales criterios distan mucho de ser biofarmacéuticos pues 1. no utilizan para nada la Clasificación Biofarmacéutica (criterio científico y fundamentado) y 2. no fue una lista hecha por Farmacéuticos; es decir, por profesionales capaces y preparados para emitir ese tipo de recomendaciones y acuerdos.

    En el caso de los antibióticos. ¿En dónde están los farmacéuticos capacitados para planificar y echar a andar esta medida de la manera más adecuada y conveniente para los pacientes? Entre otras cosas…

    A final de cuentas los afectados son los pacientes. Entre las malas prácticas de prescripción de medicamentos (como no tener recetas con datos completos, como no otorgarle una copia de la receta al paciente) y el intento de las farmacias por cumplir el acuerdo (y el miedo al “paciente fantasma”), las personas que necesitan los antibióticos están teniendo trabas para recibir el medicamento y su salud corre peligro. ¡Nadie más perjudicado que ellos!

    Agradezco la mención.

  3. Hola Xavier,

    Gracias por la mención. Sólo quería comentarte, se trataba de una paciente de un médico particular (y no de la Cruz Roja) a quien le retuvieron la receta en una farmacia del ahorro. Llegó a la Cruz Roja sólo para que le aplicaran la inyección (aquí en Cuerna la práctica es de lo más frecuente, todo mundo se va a inyectar a la Cruz Roja). Como sea, el problema aplica a cualquier consultorio o lugar en dónde apliquen inyecciones sólo con receta médica.

  4. moonwarden says:

    Excelente artículo, para lo cual me gustaría hacer un comentario

    la segunda vez que me surtieron mi receta, el empleado, por error me dio Amikacina de 100 mg, siendo que la receta decía de 500mg y retuvo la receta, tuve que ir a la farmacia, explicar la situación y ellos consultar la receta, por fortuna todavía la tenían, pero de no haber sido el caso, hubiera sido un problema, moraleja, saquenle copia a la receta.

  5. Kuruni says:

    Volví.

    Tengo muchas notas y etecés.

    Primero: una regla nunca se debe de aplicar a menos que se haya probado que TODO lo que se necesita está listo. Así empieza el desorden. ¿De quién fue la culpa? Lo ignoro pero NO ES POSIBLE que se planee llevar a cabo algo a gran escala (todo el país) sin de perdis contratar más gente para prepararlo. Es absurdo.

    Me gustó el artículo, aunque por obvias razones está más enfocado al punto de vista de un médico responsable que el de un paciente de la vida real (que tiene poco dinero y tiempo). En términos prácticos si quieres que algo cambie a gran escala (nivel todo el país)
    1.- o haces BUENAS REGLAS pero no sólo las escribes bonito sino que haces que TODOS LOS INTERMEDIARIOS estén capacitados y tengan todo el material que se necesita (algo taannn simple como UNA MUGROSA RECETA CON TODOS LOS DATOS QUE PIDO ¿es tan descabellado y complicado que COFEPRIS genere un template para todas las recetas con lo que pide y lo proporcione y se vuelva obligatorio?) o
    2.- HACERLO ATRACTIVO PARA EL CONSUMIDOR. Aquí entrarían desde spots televisivos con problemas que genera la automedicación y qué se necesitará a partir de tal fecha y la típica nota de ¡oh salvemos el futuro! (se oye cursi pero así funciona la gente y es la forma más fácil de generar consciencia). O ambas.

    Pero lo que yo percibo (porque ni vivo en México jaja) es que se hizo todo, se habla de la gente que se automedica así como denostándola (i.e., “la comadre” que prescribía) y con esa actitud se generan bandos (los médicos que todo lo saben y la gente que es bien irresponsable) y existe gente sin cédula que sabe cómo funciona un antibiótico y médicos titulados que son bastante chafas. La idealidad es hacer que la gente confíe en su médico. Y que si un médico te dice que no necesitas antibiótico sino cuidados básicos, aunque le de mucha hueva y el paciente sea muy necio QUE LO CONVENZA. Es trabajo del médico lidear con pacientes que ignoran cosas, es desesperante, pero si no se toman el tiempo para empezar a educar desde cada consulta se siguen propiciando estos “bandos”. A la gente le falta confiar en los médicos que estudiaron para diagnosticarlos y a los médicos les falta humildad.

    Si COFEPRIS no se pone las pilas YA (desde ofreciendo una extensión ala práctica de antes, ni modo hasta de alguna manera abarcar tooooodo el país) o derogan esa regla-ley o todos la van a ignorar. Porque no es útil y no está funcionando.

    Con respecto a que las presentaciones nasales, oftálmicas y óticas no están reguladas, yo creo que por lo pronto (ahorita que no sirve nada) está bien. Siendo realistas, a menos que tengas una reacción alérgica, las probabilidades de intoxicarte con gotas en los ojos es menor que si tomas un frasco de algo. Ya en un futuro que algo tan simple (solicitar receta para un medicamento) SEA FUNCIONAL pues se puede implementar.

    Y ya. Saludos :)

  6. MedicosHoy says:

    En MedicosHoy, ponemos a disposición de toda la comunidad medica la expedición de recetas medicas con codigo de barras, esto permite a las farmacias, instituciones y pacientes verificar que la receta es original, que los medicos son medicos con cédula profesional y que la receta no ha sido alterada. medicoshoy.com.mx

Leave a Reply